Lc 14,25-33 - Kardiognosis

Vaya al Contenido

Lc 14,25-33

Lectio Divina > Evangelio según san Lc
«El que no carga su cruz y me sigue, no puede ser mi discípulo»
Lc 14,25-33

Pbro. Dr. Julio César Saucedo Torres

1. Lectio: ¿Qué dice el texto?
El pasaje evangélico puede dividirse en tres partes:
a) vv. 25-27: contienen el contexto y las normas para realizar el seguimiento de Jesús.
b) vv. 28-32: contienen dos casos hipotéticos que explican la necesidad de discernir bien las propias disposiciones antes de comenzar el camino del discipulado.
c) vv. 33: concluye con el tema del desapego de los bienes materiales para ser discípulos de Jesús.
Para comprender el sentido de este pasaje, debemos considerar dos aspectos: por una parte, «la gran muchedumbre» que camina con Jesús; y por otra, el hecho de que él se dirige a Jerusalén; en otras palabras, todas estas personas acompañan en este momento al Señor, y la pregunta es: ¿lo acompañarán hasta Jerusalén, donde él se entregará en la Cruz? El camino que se inicia con él llega hasta el final.

2. Meditatio: ¿Qué me dice el texto?
En este sentido, podemos entender los dos ejemplos, aquel que habla de la construcción de una torre, y el otro, que presenta a un rey que está por prepararse para una batalla contra otro. Estos dos casos propuestos por Jesús, no quieren hablar acerca de la perseverancia, sino que evidencian la intencionalidad de Jesús, en el sentido de que antes de ponerse en camino con él, no basta el mero entusiasmo, el cual se esfuma cuando se hace presente la exigencia de un amor radical y gratuito. Seguir a Jesús implica el pleno conocimiento de un amor totalizante, integral y existencial: amar a Dios en su Hijo por el Espíritu Santo sobre todas las cosas.

3. Oratio: ¿Qué me hace decir el texto?
Seguirte Jesús es una elección que se realiza con suma atención. No basta con un momentáneo entusiasmo, ni tampoco procede como una mera aventura, o por tener una bella experiencia de vida en un curriculum de viajes interesantes.
Las condiciones que exiges son totalmente claras y netas que pueden ser aceptadas después de una madura decisión. Colocarse detrás de ti, como lo pides, significa seguirte con fidelidad, adherir la vida con un ligamen que solo puede entenderse en un amor totalmente libre.
Ayúdanos Señor con tu misericordia, para que seamos cristianos honestos, transparentes; que nuestras palabras y obras hablen de nuestra fe en ti. No permitas que nuestra esperanza se vea apagada por preferir lo superfluo, momentáneo e inmediato, y así en la caridad sepamos ser solidarios y generosos con todo hermano que encontremos en nuestro caminar. Así sea.
Copyright 2013-2019
Kardiognosis
Regreso al contenido