La señal de la Cruz - Kardiognosis

Vaya al Contenido

La señal de la Cruz

La Misa paso a paso > Ritos Iniciales
Una vez realizada la procesión y al terminar el canto de entrada, el sacerdote y el pueblo se persigna. El sacerdote comienza la celebración diciendo: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”. El pueblo responde: “Amén”.

Significado
La cruz (en latín crux y en griego stauros) es el símbolo primordial para todos los cristianos, uno de los símbolos universales y comunes a todas las confesiones. Esta cruz ilumina toda la vida cristiana y le da esperanza; pues muestra el camino que llevó Cristo, a fin de que, en su seguimiento renunciemos a nosotros mismos comprometiéndonos a llevar el mismo estilo de vida para gloria de Dios Padre.
Uno de los momentos expresivos en que se traza la señal de la cruz sobre nuestra persona, es el del Bautismo: el sacerdote, los padres y los padrinos hacen al bautizado la señal de la cruz. Por eso, al realizar la señal de la cruz al inicio de la misa, estamos haciendo un recuerdo de nuestro bautismo. Si podemos celebrar la misa con el sacerdote es porque somos bautizados.
Esta señal es una verdadera confesión de nuestra fe. Dios nos ha revelado el amor que nos tiene salvándonos en el sacrificio de la cruz de su Hijo. Por tal motivo, es un signo de pertenencia, de posesión; pues al hacer esta señal sobre nuestra persona, es como si dijéramos: “Soy bautizado y pertenezco a Cristo, quien se encarnó por obra del Espíritu Santo para conducirme al Padre. Él es el origen y la razón de mi existencia humana.”
 
La signación y la santiguación.
Hay dos maneras de realizar la señal de la cruz: signándonos y santiguándonos.
Santiguación: es una oración que hacemos, formando sobre nosotros una cruz, desde la frente hasta el pecho y del hombre izquierdo hasta el derecho y diciendo al mismo tiempo: “En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo”.
Signación: es una oración que hacemos formando una cruz en la frente, otra en la boca, en el pecho y diciendo al mismo tiempo: “Por la señal de la Santa Cruz, de nuestros enemigos, líbranos Señor Dios nuestro.”
a) Nos signamos la frente para que nos libre Dios de los malos pensamientos.
b) Nos signamos la boca para que nos libre Dios de las malas conversaciones y malas palabras.
c) Nos signamos el pecho para que nos libre Dios de las malas obras y de los malos deseos.
¿Qué es la persignación? Es signarnos y enseguida santiguarnos

Recomendación
Al hacer la señal de la cruz, se debe atender a que sea bien realizada; no de prisa ni contraída, sino una verdadera cruz, pensada, amplia, de la frente al pecho, del hombro izquierdo al derecho.
Notaremos que nos envuelve en cuerpo y alma, que se apodera de nosotros, nos consagra y santifica. Porque es el signo de la totalidad y de la redención. Por la cruz todo queda fortalecido, signado y consagrado en nosotros, por virtud de Cristo y en nombre de Dios Uno y Trino.
Pbro. Dr. Julio César Saucedo T.
@kardiognosis
Copyright 2013-2019
Kardiognosis
Regreso al contenido