La procesión de entrada - Kardiognosis

Vaya al Contenido

La procesión de entrada

La Misa paso a paso > Ritos Iniciales
Anteriormente, al Concilio Vaticano II se accedía al presbiterio por el lugar más corto posible; sin embargo, en atención a algunas festividades y solemnidades, la procesión se fue haciendo cada vez más larga, hasta que se realizó a través del pasillo central del templo.

Sentido de la procesión:
Caminar es una característica esencial del cristiano, quien al formar la comunidad de convocados (Iglesia), expresa la actitud de un pueblo que se dirige a la tierra prometida; es decir, el caminar de la Iglesia hacia la perfección del Reino de Dios (Mc 15,20).
En la procesión de entrada se expresa la diversidad de dones en el pueblo y en los ministros dados por Dios en la única dimensión del amor que nos congrega, santifica y edifica en un solo Señor, en una sola fe y en un solo Bautismo.
Además, con este gesto se pretende subrayar que el Presidente (quien preside) es el signo visible de Cristo y al que se recibe con honor, constituyendo así una comunidad que se reúne en torno a Cristo Cabeza, Pastor y Esposo.

Elementos esenciales de la procesión:
  • La procesión es un desplazamiento que pide manifestar, animar y provocar la vida incansable. Es avanzar en presencia de Cristo (Camino, Verdad y Vida) hacia el encuentro con el Padre: “Camina en presencia y serás perfecto” (Gn 17, 1).
  • La procesión implica avanzar en conjunto: consiste en formar filas y marchar siguiendo una alineación que se produce paso a paso con los hermanos a la misma altura. La Iglesia no es un grupo de gente en desbandada, cumple su obra de salvación y de unidad con todos los hombres, en fraternidad.
  • La procesión es una acción de conjunto bien organizada. En la procesión se siente ligereza, el impulso y recogimiento que  no excluya el gozo y el carácter ordenado en las ceremonias. Por eso no debe improvisarse, ni realizarse corriendo o de manera apresurada. La procesión no es un paseo, es un avance hacia una meta: el encuentro con Dios.
  • La procesión nos obliga a preocuparnos por nuestros hermanos. Se convierte en un acto de caridad, de cohesión con los miembros que van marchando en movimiento de empuje, de marcha litúrgica y de adoración a Dios.

Modo de celebrar:
Los signos importantes de este momento celebrativo son:
1. El turiferario con el incienso humeante, que manifiesta la alegría de una fiesta sagrada que empieza por perfumar el ambiente.
2. La Cruz alta, símbolo radical y primordial para los cristianos en la cual se recuerda la Pasión del Señor y la centralidad del Misterio pascual en la vida cristiana.
3. Los Ciriales, que acompañan a la cruz dando la sensación de alegría y de bienestar en un sentido familiar en torno a Cristo, Luz del mundo.
4. El Evangeliario, que indica la presencia de Dios ante la asamblea por la comunicación de su Palabra.
5. Los Lectores, quien vienen a ser como los intermediarios de Dios entre su palabra revelada y el pueblo, cuya misión consiste en hacerse mensajeros y portavoces de la palabra de Dios.
6. Los Acólitos, ministros que ayudan al sacerdote o al diácono en todo lo necesario de la celebración.
7. Los Concelebrantes, que manifiestan la unidad del sacerdocio, del sacrificio y de todo el pueblo de Dios.
8. El Presidente, signo de Cristo Cabeza, Pastor y Esposo; quien asocia a sí mismo al pueblo, dirigirá las oraciones, anunciará el mensaje de Salvación y ofrecerá el sacrificio por Cristo en el Espíritu Santo a Dios Padre.

Pbro. Dr. Julio César Saucedo T.
@kardiognosis
 
   
Copyright 2013-2019
Kardiognosis
Regreso al contenido