El beso al altar - Kardiognosis

Vaya al Contenido

El beso al altar

La Misa paso a paso > Ritos Iniciales
La Celebración Eucarística comienza con la entrada del sacerdote al templo, momento en el cual la asamblea reunida se pone de pie manifestando su unidad como Cuerpo de Cristo y, además, la disposición para alimentarse de la Mesa de la Palabra y de la Mesa de la Eucaristía. Al llegar al altar el sacerdote y los ministros sagrados (concelebrantes) veneran al altar besándolo.

¿Qué es el altar?
El altar es el ara peculiar en la cual el sacrificio de la cruz se perpetúa sacramentalmente para siempre hasta la segunda venida de nuestro Señor Jesucristo. Es la mesa junto a la cual se reúnen los hijos de la Iglesia para dar gracias a Dios y recibir el Cuerpo y la Sangre de su Hijo muy amado, Cristo.
De aquí que el centro de la Iglesia es el altar, porque es el lugar donde se inmola a Cristo; y por lo tanto, es la mesa del banquete Eucarístico. Los escritores eclesiásticos han visto en el altar un signo del mismo Cristo; de ahí la expresión: “El altar es Cristo inmolado”, por quien se ofrecen nuestras súplicas al Padre.
Los altares de los primeros cristianos eran hechos de madera, pero luego se fueron construyendo con materiales sólidos como la piedra acentuando la Eucaristía como el memorable sacrificio instaurado por Cristo -la Piedra angular- para darnos la vida y la vida en abundancia.
Al altar se le va relacionando con el culto a los mártires, quienes dieron su vida dando testimonio inefable de su Maestro, Cristo Jesús; y por tal motivo el altar se colocaba junto a la tumba de un mártir, hasta llegar a darse la disposición que el altar contenga reliquias de mártires.
¿Qué significa el beso?
El beso que da el sacerdote al altar, expresa el amor y la veneración a Cristo, al que representa.

El Ornato del altar
1. Debe estar cubierto con un mantel, que cuadre bien con lo estructura del mismo; no debe esconder totalmente ni la forma ni el material del altar. El mantel es signo de reverencia para el banquete en la cual se recibe el Cuerpo y la Sangre del Señor.
2. Debe colocarse candeleros, los cuales deben colocarse de la forma más digna, ya sea sobre el altar o alrededor de él, de modo que los fieles vean fácilmente lo que se hace o se coloca sobre el altar. Los candeleros expresan el carácter festivo de la celebración, y la veneración de Cristo, luz del mundo.
3. También puede colocarse sobre el altar o junto a él la cruz, que expresa el sacrificio de Cristo, en el cual nos entrega su Cuerpo y su Sangre para que entremos en íntima comunión con su vida y su obra.
Pbro. Dr. Julio César Saucedo T.
@kardiognosis
Copyright 2013-2019
Kardiognosis
Regreso al contenido